El quesito rosa del Trivial

Dejar un comentario
Estamos suspensos en Historia... del cine

Estamos suspensos en Historia… del cine.

Que levante la mano quien no se haya mofado alguna vez con aires de superioridad de ese chico de Kentucky que, preguntado por un periodista, no sabe ubicar España en un mapa. Y, ¿quién no se ha indignado al escuchar la historia del grupo de colegiales que, tras ser animado a dibujar unas gallinas, representó a los animales colgados en la pollería? Pues bien, hace poco, un profesor de universidad me contaba (y juro que esto es cierto) cómo un gran número de alumnos de primero de Comunicación Audiovisual no conocía la existencia de Charles Chaplin. No que no les gustaran sus películas o que prefiriesen a otros directores. No. Habéis leído bien: no sabían quién era. Tras semejante bofetada, otros datos (también verídicos) que me aportó este profesor, como que muchos alumnos de cursos más avanzados no hubiesen visto nunca Cantando bajo la lluvia o que la mayoría no conociesen más que un par de películas de Hitchcock, se quedan en collejas.

¿Son menos graves estos casos que los primeros? Puestos a comparar, el chico de Kentucky que piensa que España es un estado de México, por lo menos conoce la palabra “España”…  Anécdotas (sintomáticas y sangrantes) como esta son las que avivan eternos debates como el de la pertinencia o no de inculcar, desde el colegio, unos mínimos conocimientos cinematográficos. Si se estudia Historia Universal e Historia del Arte… ¿por qué no estudiar Historia del Cine? Siendo pesimistas resignados, tal vez haya que asumir como imposible el que se implante una asignatura con el mismo peso que una troncal, pero… ¿ni un seminario? ¿Ni un módulo optativo? ¿Tal vez un pequeño eje cronológico con tres o cuatro hitos y personajes importantes? ¿Algo?

Ese era el de Spiderman, ¿no?

Quizá todo se deba a un problema más general, como es el de esa asunción global de que el cine esun arte menor. Hace poco, un profesional de la industria me planteaba una interesante reflexión que puede servir como vara de medir: “Imagínate lo que pasaría”, me decía, “si mañana apareciese en las noticias que van a cerrar el Museo del Prado. O la Biblioteca Nacional. Ahora imagina la misma noticia, pero sobre la Filmoteca Española. ¿Qué crees que pasaría?” La respuesta es evidente: absolutamente nada. El mundo entero lloraría (y con razón) si se quemase el Guernica, pero dudo que la reacción fuese ni precida si lo que ardiese fuesen todas las copias del Viaje a la Luna de Méliès. El mundo informativo se puso patas arriba cuando apareció en Madrid otra Gioconda, pero fueron tres gatos los que, pocos años antes, se enteraban de que habían aparecido en Argentina varios minutos de metraje perdido de Metrópolis.

No se trata, en mi humildísima opinión, de crear generaciones enteras de “Buñueles”, sino de que llame tanto la atención el caso que ha motivado este texto como que un estudiante de Bellas Artes no conociese a Picasso. De crear una conciencia en la que se asuma que saber de cine es, como mínimo, tan enriquecedor como saber de geografía, pintura o política internacional. Una conciencia en la que se asuma que saber de cine no sirve (sólo) para que tu tía la del pueblo te encargue grabar la comunión de tu prima o para que las cabezas se giren hacia tí cuando sale el quesito rosa del Trivial. Una conciencia en la que se asuma que saber de cine es NECESARIO. ¿Qué opináis vosotros?

¡Gracias!

1 comentario

De un tiempo a esta parte hemos recibido en PdC una gran cantidad de “feedback” positivo. Mensajes de ánimo, de apoyo, de aprobación, y demás agasajos y lisonjas de una serie de personas de ámbitos muy diversos, pero con una característica en común: nos han leído y les hemos gustado. En PdC siempre estamos abiertos a vuestras sugerencias. Pero también, cual director tras una noche de estreno, nos gusta recibir buenas críticas, y nos parece de justicia agradecerlas. Así que estas líneas van dedicadas a todos nuestros lectores.

Gracias a todas las Anas, Amparos, Violetas, Beatrices, Palomas, Silvias y Arantxas. Gracias a todos los José Marías, Asieres, Davides, Albertos, Álvaros, Césares, Danieles y, en general, a todos los que ponéis cara a nuestros lectores anónimos. Gracias a Italia, Argentina, México, Rusia, Polonia, Bangladesh y a toda la larga lista de países desde los que nos visitáis. Gracias tanto a quienes esperáis con impaciencia un nuevo artículo, como a quienes entráis en la web por accidente. En resumen, gracias a todos aquellos que, pudiendo utilizarlos para otra cosa, empleáis dos minutos de vuestro tiempo en leernos.

A todos vosotros: GRACIAS. La tinta de vuestros ánimos llena la pluma con la que escribimos.

Denzel Washington: “El alcoholismo no entiende de profesiones”.

1 comentario
Denzel Washington, el martes por la noche en Madrid

Denzel Washington, el pasado martes por la noche en Madrid.

El del martes fue un día intenso para Denzel Washington y Robert Zemeckis. El vuelo se estrena este fin de semana en nuestro país, y ambos, actor y director, dedicaron toda la jornada a promocionar la que es su primera película juntos. En el film, Washington interpreta a Whip Whitaker, un piloto que, a pesar de sus problemas de alcoholismo, consigue llenarse de aplomo para hacer aterrizar heroicamente un avión averiado. Y con la misma tranquilidad atendieron a los medios en una sesión matutina.

Una de las primeras cuestiones por las que fueron preguntados los protagonistas, debido al evidente peso que tiene en la película, fue el problema del alcoholismo. “Es una enfermedad que no conoce de fronteras ni de profesiones. Puede afectar a un piloto, a un actor o a un periodista”, afirmó tajante Denzel Washington. Además, el actor (que eligió para la ocasión un sobrio look que hacía resaltar aún más sus zapatillas deportivas), reconoció no haberse preparado de manera especial para desarrollar ese perfil de su personaje: “No me hizo falta, sencillamente porque Whip Whitaker cree que no tienen ningún problema, y a sus propios ojos es una persona totalmente normal”.

Zemeckis y Washington, antes de atender a los medios

Zemeckis y Washington posando, por la mañana, para los medios.

“Sin duda, El vuelo es mi mejor creación”. Con estas palabras como carta de presentación comenzaba su intervención Robert Zemeckis. Unas palabras que suenan, cuanto menos, sorprendentes (y más si se ha visto la película), viniendo de la boca del director de cintas como Náufrago, Regreso al futuro o la oscarizada Forrest Gump. Zemeckis reconoció que una de las cosas que le hizo lanzarse a dirigir el proyecto fue el intrigante guión: “Tras leer las primeras páginas, me dí cuenta de que no podía predecir cómo iba a acabar el personaje, y eso es una buena señal”.

La conversación se animó cuando el director fue preguntado sobre cuál era su opinión respecto al futuro de la tecnología 3-D en el cine. Robert Zemeckis, cuyas tres anteriores películas (Polar Express, Beowulf y Cuento de Navidad) fueron realizadas íntegramente mediante animación digital y captura de movimiento, reconoció ser un defensor a ultranza del cine en tres dimensiones. Eso sí,  no a cualquier precio. “Bien hecho, el cine en 3-D es una cosa magnífica. Pero en Hollywood se han propuesto matar a la gallina de los huevos de oro, convirtiendo a esta tecnología películas inicialmente rodadas en 2-D. Una película en 3-D debe estar diseñada desde el primer momento para ser desarrollada con esa tecnología”.  Zemeckis concluyó tajante su alegato: “El 3-D no puede verse exclusivamente como una forma de ganar dinero.”

Detalle de las "llantas" de los protagonistas

Detalle de las “llantas” de los protagonistas.

Al igual que ocurría con el alcoholismo, otro asunto que cuenta con una gran presencia en el film es la cuestión religiosa. Según Denzel Washington, todos los personajes de la película se sirven, en mayor o menor medida, de su idea de “Dios” para ir avanzando en la historia: “Whip Whitaker comienza la historia viendo a Dios como una herramienta, pero poco a poco su fe va en aumento, y eso acaba haciéndole sentir libre”, dijo Whashington sobre su personaje. “Sin embargo, su abogado” -continuó- “utiliza a Dios a su manera, como medio para conseguir sus objetivos”. Por su parte, Robert Zemeckis dijo que el hecho de que Dios tenga tanta importancia en sus películas no es algo que él busque “a propósito”, sino que es un reflejo de la necesidad del ser humano de creer en algo cuando se encuentra en una situación crítica.

Así de toreros acudieron al preestreno Zemeckis y su acompañante.

El director y su acompañante entraron al cine por la puerta grande.

También hubo tiempo para temas más ligeros. El actor confesó que, a pesar de no llegar a pilotar ninguna aeronave real, disfrutó mucho durante su proceso de preparación para la película: “Me lo pasé muy bien utilizando los simuladores de Delta Airlines, me sentía como un piloto de verdad”. Y reconoció que, a pesar de la complejidad de su personaje, una de las cosas que más esfuerzo le llevó fue “rodar cabeza abajo”, en alusión a la popular secuencia del aterrizaje del avión en la que éste queda invertido. Y continuando en esa línea distendida, se recordó al director que por estas fechas se celebra el 25 aniversario del estreno de una de sus primeras películas, ¿Quién engañó a Roger Rabbit?. “Todos los que participamos en esa película deberíamos alegrarnos mucho” -dijo- “pero porque, tras 25 años, seguimos aquí” afirmó entre risas, a la par que aprovechaba la ocasión para descartar una posible secuela de las aventuras del hiperactivo conejo.

La actriz Vanesa Romero presentó el evento

La actriz Vanesa Romero, a su llegada al preestreno.

Tras atender a los medios por la mañana, ambos se dieron otro baño de multitudes en el preestreno de la película, que tuvo lugar esa misma noche en los Cines Capitol de la Gran Vía madrileña. Si la semana pasada era la lluvia la que restaba protagonismo a Bradley Cooper en su visita a la capital, en esta ocasión fue la nieve la que amenazó en más de una ocasión con caer sobre los asistentes. Tras varios avisos, las amenazas finalmente quedaron en eso, y todos disfrutaron secos de la velada, tanto Denzel Washington y Robert Zemeckis como la actriz Vanesa Romero, que ejerció de presentadora del evento y animó a los protagonistas a que dirigiesen unas palabras al público (entre el que se encontraban nuestros dos lectores ganadores del concurso) antes de la proyección de la película.

Ante la previsión de nieve, Washington se abrigó en condiciones.

El frío afectó a Madrid, pero no a Washington.

Falta poco más de un mes para que se entreguen los Óscar, y El vuelo cuenta con dos nominaciones, la de mejor guión adaptado y la del propio Denzel Washington como actor principal. Nominaciones que al protagonista le saben a poco: “Pensé que íbamos a tener más, pero me conformo si sirven para que vaya más gente a ver la película”. Tal vez se esté poniendo la venda antes de tener la herida, sabedor de que será difícil derrotar a rivales como Jean Valjean o el mismísimo presidente Lincoln. O tal vez hable con la tranquilidad de quien tiene dos estatuillas y tenga pensado tomarse la gala como un “día de entrenamiento”. En cualquier caso, habrá que esperar a este viernes para saber si Zemeckis y él, piloto y copiloto, consiguen que El vuelo aterrice con éxito en la taquilla española.

Te invitamos al preestreno de “El vuelo”

10 Comentarios

Mañana martes 22 de enero tiene lugar en Madrid el preestreno de El vuelo, la nueva película de Robert Zemeckis. El evento contará con la presencia de Denzel Washington, protagonista del film, y en PdC no queremos que pierdas la oportunidad de ver de cerca a uno de tus ídolos, por lo que regalamos UNA ENTRADA DOBLE a uno de nuestros lectores. Si quieres optar al premio, tan sólo tienes que seguir estos tres sencillos pasos:

1.- Seguir a nuestra cuenta de Twitter: @PdC_Cine

2.- Hacer RT al tweet que hace alusión a este concurso

3.- Dejar un comentario en esta noticia diciéndonos QUÉ CREES QUE ESTÁ PENSANDO DENZEL WASHINGTON EN EL CARTEL DE LA PELÍCULA.

El Vuelo

El lector que aporte la respuesta más ingeniosa se llevará una entrada doble para asistir mañana a la “première” de El Vuelo , que tendrá lugar a las 22:20 en el cine Capitol de Madrid (Gran Vía, 41). Podéis participar hasta las 12:00 del mismo martes, y a las 12:30 nos pondremos en contacto con el ganador.

¡Mucha suerte a todos!

Bradley y su lado bueno

1 comentario

Bradley Cooper, durante su visita a Madrid el pasado miércoles.

Aún no se ha estrenado en nuestro país El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook), pero las y los fanes del actor Bradley Cooper (tal vez más numerosas las primeras que los segundos) han podido disfrutar de un pequeño aperitivo. Esta semana tuvo lugar en Madrid la “première” de la película, y el popular actor acaparó todas las miradas de la noche.

A pesar de tener que compartir protagonismo con la lluvia, Cooper llegó puntual al acto e intercambió algunas palabras con los medios. Sin alardes de simpatía, pero conocedor de sus armas, como el futbolista que utiliza siempre el mismo regate porque le funciona, no borró en ningún momento la sonrisa de su cara mientras posaba para las cámaras. Algo más distendido, eso sí, se mostró cuando se acercó a saludar a sus admiradores, quienes llegaron a casa mojados pero con el autógrafo de rigor y alguna que otra “autofotografía”.

Actor y fotógrafo por el mismo precio.

De las ocho nominaciones que El lado bueno de las cosas acapara de cara a los Óscar, una es para el propio Bradley Cooper, que ha sabido llevar el “resacón” de sus éxitos iniciales y ganarse el reconocimiento de la crítica. No obstante, si finalmente no se hace con la estatuilla (él mismo reconoce no estar entre los favoritos), seguramente le quedará un buen consuelo viendo el éxito que está cosechando la película, ya que, además de actuar en ella, es productor de la misma.

No es necesario explicar cuál de sus perfiles ofreció a las cámaras.

En El lado bueno de las cosas, Cooper interpreta a un hombre que trata de rehacer su vida tras pasar ocho meses en la institución mental en la que ingresó tras agredir al amante de su mujer. Lo acompañan actores como Jennifer Lawrence (“Los juegos del hambre”), Chris Tucker (“Jackie Brown”), Julia Stiles (“Diez razones para odiarte”), Jacki Weaver (“Animal Kingdom) y el mismísimo “Bobby” deNiro.  La película se estrena el próximo 25 de enero. Hasta entonces, los más más impacientes pueden releer este artículo cuantas veces quieran.

Dos décadas junto al Sr. Marrón

Dejar un comentario

 Como diría Gardel, “veinte años no es nada”. Que se lo pregunten si no a Quentin Tarantino, que anda celebrando por estas fechas el vigésimo aniversario de su debut como director. Como homenaje, desde la productora y distribuidora Miramax han preparado un interesante regalo: veinte fotografías inéditas tomadas en el set de rodaje de Pulp Fiction. En algunas de las imágenes, que seguro harán las delicias de los más mitómanos, puede verse a Tarantino aprovechando diversas pausas del rodaje para dar indicaciones a los actores. Otras están tomadas durante el propio proceso de filmación, como la que muestra que Vincent Vega y Mia Wallace no estaban precisamente solos en la pista de baile…

Thurman y Travolta, bajo la mirada del equipo de rodaje.

Thurman y Travolta, bajo la mirada del equipo de rodaje.

 Aquellos preocupados por envejecer, no sufráis en exceso: un vistazo rápido a las fotografías os bastará para daros cuenta de que el tiempo no pasa sólo por vosotros, sino también por las estrellas de Hollywood, por muy rutilantes que sean. Aunque algunos como Harvey Keitel, Bruce Willis o la cada año más bella Uma Thurman parecen soportar mejor el paso del tiempo, sí que sorprende ver con unos años menos a otros como John Travolta (tal vez el más maltratado por el calendario), María de Medeiros, Rosanna Arquette, Samuel L. Jackson o el propio Tarantino.

Willis escucha atentamente a Tarantino.

Bruce Willis escucha atentamente los consejos de Tarantino.

 La publicación de las fotografías en cuestión, las cuales podéis ver aquí (la mitad) y aquí (la otra mitad),  se ha acompañado de otras acciones que de momento no se podrán disfrutar en España, como son el lanzamiento de un pack conmemorativo en Blu-ray titulado Tarantino XX, o la exhibición en salas de cine de algunas de las películas del director. Mientras tanto, los fans más impacientes podrán ir saciando su apetito con aperitivos como este interesante eje cronológico que recorre una a una todas las efemérides de la vida de Quentin. O mejor aún: con joyas como como ésta.

Luis Tosar: “El amor a los tuyos te da lecciones de por vida”.

1 comentario
Luis Tosar, ayer en Madrid

Luis Tosar, ayer en Madrid.

Ayer tuvo lugar en Madrid la presentación de Operación E, la nueva película protagonizada por Luis Tosar y dirigida por Miguel Courtois (El Lobo, GAL), y que se estrena el próximo 5 de diciembre. El film narra la historia de cómo la guerrilla colombiana de las FARC arrancó de los brazos de su cautiva Clara Rojas al hijo recién nacido de ésta, y cómo se lo entregó a un humilde agricultor que vivía en la selva y que no imaginaba las consecuencias que ese hecho tendría en su vida y en la de su familia.

Actor y director comparecieron amablemente ante los medios y compartieron impresiones, experiencias e incluso enseñanzas que han obtenido del rodaje de la película. Pero lo que normalmente hubiera sido un evento interesante, mejoró instantáneamente, pasando a serlo más aún, gracias a un detalle: la presencia en el mismo, junto a Tosar y Courtois, de José Crisanto, el campesino citado anteriormente, protagonista real de los hechos, y a quien Tosar da vida en la película.

Crisanto, Courtois y Tosar posan para los fotógrafos

Crisanto, Courtois y Tosar posan para los fotógrafos.

Crisanto no sólo se vió obligado (literalmente) a luchar por la vida de un niño recién nacido, sino que, desconocedor de la verdadera identidad del bebé, vivió continuamente acosado por las FARC, por lo que además tuvo que huir varias veces de su casa (“Si es que a eso se le puede llamar casa”, como opina su alter ego Luis Tosar). “Siempre estamos predispuestos a sumergirnos ante el primer obstáculo que nos presenta la vida, pero esta película demuestra que no hay nada que no se puede sacar adelante”, afirma Crisanto con un verbo impropio de alguien que se ha criado en la selva y que ha pasado injustamente seis años de su vida en la cárcel. Y a pesar de todo, no se olvida de los que han tenido peor suerte que él durante años de conflicto armado en su país: “Quiero que esta película sea un homenaje a todas las víctimas”.

Detalle de las manos de José Crisanto Gómez.

Detalle de las manos de José Crisanto Gómez.

Todas las vivencias de Crisanto sirvieron de mucho a Luis Tosar, no sólo para interpretar el personaje, sino también para incorporarlas a su filosofía de vida, como él mismo admite: “He aprendido de José que podemos llegar a hacer cosas que un minuto antes nos parecían imposibles. El amor a los tuyos te da lecciones que son para toda la vida”. Y este espíritu no sólo caló hondo en él, sino que, como añade Tosar, también envolvió a todo el equipo: “La película contó con menos presupuesto del que hubiésemos deseado, pero conseguimos sacarla adelante inspirados por la historia de José”. También habló el gallego sobre interpretación, y sobre cómo tuvo que trabajar hasta conseguir meterse en la piel del personaje: “Fue un proceso largo. Horas de machaque continuo y de mucha escucha. Es muy difícil acercarse al acento colombiano, porque, entre otras cosas, tiene muchos modismos y giros lingüísticos”.

Quien sin duda se alegró más de la participación de Tosar en el film fue el propio director. Miguel Courtois afirma sin tapujos que jamás pensó en Tosar como protagonista, pero no por motivos interpretativos, sino todo lo contrario: “Es que no concebía que la vida me pudiese hacer semejante regalo”, afirmó provocando la sonrisa de los presentes, actor incluido. Courtois prosiguió con la línea de combinar buen humor y alabanzas a su actor: “Lo bueno de poder dirigir a un actor de este calibre es que no tienes que hacer nada. Simplemente te sientas y lo miras, y eso me viene muy bien, porque soy muy vago”. Si embargo, se puso serio cuando hubo que hacerlo. Por ejemplo, al hablar de sus motivaciones para hacer la película: “Quiero que la gente se dé cuenta de que nos cuentan la historia con mentiras, y de que se ponen las medallas quienes no se las tienen que poner”.

El "duro" Tosar se ruboriza ante los halagos del director.

El “duro” Tosar se ruboriza ante los halagos del director.

Ante la pregunta sobre si la película reflejaba fielmente los hechos de su vida, José Crisanto no dudó en responder: “Se queda corta”, aseguró. “La realidad fué mucho más dura”. Tras lo que ñadió, como no podía ser de otra forma, su opinión sobre la situación en su país: “Los colombianos estamos cansados del conflicto, porque la guerra es el flagelo más denigrante que hay”. Y mientras los presentes aún estaban procesando esas palabras, añadió una afirmación que bien puede servir para reflexionar y poner fin a esta crónica: “La guerra es eso que sucede cuando se matan los que no se conocen, por los que se conocen pero no se matan”.